La Fundación García Cugat y la Fundación OAFI juntos para impulsar la prevención, tratamiento y mejora de la calidad de vida de las personas con artrosis.

Ambas fundaciones vienen trabajando desde hace años en uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la sociedad actual, que es la artrosis. Esta enfermedad ocasiona dolor y malestar, y se agrava con la edad afectando cada vez a más personas.

Es por este motivo por el que la medicina regenerativa plantea un cambio radical en el cuidado de la salud y ofrece el reto de usar el potencial de las células para solucionar problemas de salud y retrasar procesos degenerativos. Usar las proteínas inductoras y las células supone la posibilidad de solucionar lesiones con los propios recursos del cuerpo y, además, con mayor calidad de vida.

En el marco de esta colaboración ambas fundaciones unen esfuerzos para enfrentar los retos del futuro pensando en el bienestar de la sociedad.

La artrosis es una enfermedad articular degenerativa que afecta tanto al cartílago como al hueso y a los tejidos blandos de la articulación. A nivel mundial, se calcula que 300 millones de personas la padecen y en España la cifra se sitúa en los 7 millones de pacientes. Además, el envejecimiento de la población hará que esta patología se convierta en la cuarta causa de discapacidad en 2020.

Más mujeres y más jóvenes. A pesar de su impacto social, sigue siendo una enfermedad desconocida y lejana para la mayoría de la sociedad, ya que se asocia exclusivamente a la vejez. Sin embargo, afecta a una población de pacientes muy fragmentada, cada vez más joven, con necesidades muy diferentes: personas de avanzada edad, deportistas, mujeres a partir de los 50 años y también personas jóvenes. Así, en España, el 23.5% de las mujeres de más de 15 años sufre artrosis.

El número de afectados se dobla en los últimos 30 años. Según el presidente de OAFI, el Dr. Josep Vergés, “el impacto de la artrosis crece de forma alarmante, el número de pacientes se ha doblado en los últimos 30 años. Estamos ante un tsunami, ya que los factores de riesgo aumentan día a día. Destacan el envejecimiento de la población, la obesidad y la práctica del deporte no adecuada. Preocupa también la incidencia en pacientes que todavía no son conscientes de que sufren artrosis, porque aún no tienen dolor, los pacientes asintomáticos podrían llegar al 30%” del total de la población.

Impacto económico de la enfermedad. La artrosis genera un gasto a la Administración de 4.738 millones de euros anuales, equivalente a 1.502€ por paciente/año. Esto supone el 0,5% del PIB nacional. La mayor parte del presupuesto se destina a costes médicos como el tiempo de visita de los especialistas, los ingresos hospitalarios o los medicamentos. De hecho, las enfermedades reumáticas constituyen la 1ª causa de invalidez permanente y la 3ª de incapacidad laboral transitoria.

Conoce la Fundación García Cugat

La Fundación García Cugat (FGC) se crea en el año 2007 con el objetivo de fomentar la investigación en el área de la salud y el bienestar de la ciudadanía, centrándose principalmente en el sistema musculoesquelético. Persiguiendo este fin, los miembros de la Fundación destinan su tiempo al desarrollo de nuevas terapias biológicas y los aspectos diagnósticos, preventivos, curativos y rehabilitadores de las enfermedades asociadas al envejecimiento y a la salud pública. La FGC agrupa un conjunto de empresas, profesionales individuales e institutos de investigación y universidades, que aporta un valor añadido a la actividad científica desarrollada. Entre las entidades encontramos la Universidad CEU- Cardenal Herrera, la Universidad de Córdoba, la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, la Universidad de Murcia y el Centro de Investigación Príncipe Felipe. Más información en: www.fundaciongarciacugat.org