Tai Chi para cuidar la salud articular

El Tai Chi es una manera práctica de mantener la salud y el bienestar, y nos ofrece una alternativa al ejercicio físico. Para la práctica de Tai Chi no se exigen capacidades energéticas superiores a lo normal en cuanto a coordinación y agilidad. No precisa la concentración de la fuerza muscular, ni una resistencia especial.

Se trata de un tipo de gimnasia suave accesible a cualquier edad. El objetivo general del Tai Chi es mejorar la flexibilidad, la sensibilidad y a su vez proporcionar sensación de vitalidad. Se trata de una disciplina física equilibrada. La práctica de Tai Chi se realiza mediante una serie de movimientos encadenados desarrollándolos de forma lenta y suave.

Tai Chi y la artrosis

Está demostrado por estudios recientes que la práctica de Tai Chi es muy útil para aliviar el dolor crónico que genera la artrosis. Y así se confirma que el tratamiento para la artrosis debe incluir ejercicio para fortalecer la musculatura, reduciendo así el desgaste articular. El Tai Chi, es una disciplina física, similar a una gimnasia muy suave y fácil de practicar para las personas de todas las edades y estado físico. Esta disciplina que se practica en China desde hace siglos, aumenta la fuerza muscular y alivia el dolor en personas con enfermedades crónicas.

Según un estudio publicado en el British Journal of Sports Medicine, el cual fue llevado a cabo por expertos de la Universidad Nacional de Chung Nam (república de Corea), el profesor Rhayun Song autor principal del estudio y experto en los efectos del Tai Chi en el manejo de la artrosis, recomienda la práctica de esta disciplina.

Se ha comprobado que este tipo de ejercicio es igual de efectivo que la fisioterapia convencional. Así lo demuestran datos publicados por investigadores del Centro Médico Tufts de Boston, publicados en la prestigiosa revista Annals of Internal Medicine. Dr. Paul Lam, es un médico de familia en Sydney. Practica Tai Chi Chuan desde hace muchos años para reducir el impacto de la artritis en su vida. Se convirtió en practicante y profesor de Tai Chi Chuan de diferentes estilos. En 1997, el Dr. Lam vio la necesidad de hacer un programa específico para personas con osteoartritis. Este programa ha ayudado a cientos de miles de personas enfermas a mejorar su dolor y calidad de vida. Tiene el soporte de muchas asociaciones de osteoartritis a nivel mundial -entre ellos la Arthritis Foundation, colaboradora de OAFI-  habiendo demostrado el propio Dr. Lam su efectividad.

La práctica del Tai Chi está recomendada en personas con enfermedades de limitaciones físicas. El Tai Chi mejora en general la función articular, así como la calidad de vida de las personas con artrosis. El dolor y la rigidez también disminuyen de forma significativa.

Autora: Pilar Serrano, profesora de Tai Chi